Clínica de Columna


Clínica de Columna

Es el tratamiento médico y quirúrgico de todas las enfermedades de la columna, incluyendo deformidades, (en niños y adultos), tumores, trauma y enfermedad degenerativa.  También realiza procedimientos quirúrgicos endoscópicos con anestesia local, en casos especiales, y cirugía mínimamente invasiva con radiofrecuencia.

 

El servicio de Clínica de Columna en la Portoazul tiene como objetivos:

 

Dar un diagnóstico preciso de la enfermedad de la columna vertebral que afecta a un paciente.  Enfocar un tratamiento médico y/o quirúrgico en un tiempo establecido.  Reintegrar al paciente en sus labores cotidianas de su hogar y trabajo.

 

Equipo multidisciplinario:

 

• Cirujanos de columna

• Fisiatra

• Terapia física

• Psiquiatría

 

Todos nuestros pacientes tienen un enfoque multidisciplinario desde el momento de su ingreso al servicio hasta ser dados de alta para seguimiento en sus respectivas entidades.  Nuestro algoritmo de atención está diseñado para cubrir todas las necesidades del tratamiento iniciado por lo más conservador.

 

Hay subgrupos de atención:

 

• Enfermedad degenerativa

• Deformidades

• Trauma

• Fracturas por osteoporosis y metastásicas

• Espasticidad

 

Utilizamos técnicas de cirugía mínimamente invasivas en la mayoría de nuestros procedimientos que nos permiten unos excelentes resultados, con menor estancia hospitalaria y un reintegro rápido a sus actividades normales.  Realizamos un análisis previo del estado físico, nutricional y psiquiátrico de nuestros pacientes para optimizar resultados y a su vez evitar ganancias secundarias, las cuales son común en este tipo de patología en países industrializados y en vías de desarrollo.

 

Las patologías de la columna se tratan con las tecnologías más innovadoras y beneficiosas para el paciente

 

Las alteraciones degenerativas a nivel de la columna vertebral son causas frecuentes de baja laboral.  Cervicalgia, cervicobraquialgia, lumbalgia o lumbociática son los diagnósticos más comunes derivados de esta patología y que son causados por una inestabilidad vertebral, degeneración discal, hernia discal, compresión radicular, espondilolistesis, etc.

 

En la actualidad el tratamiento conservador es la primera opción cuando no hay déficits neurológicos.  Cuando fracasa este primer escalón, la cirugía ofrece diversas soluciones según la causa del dolor: artrodesis vertebral, implantes dinámicos de estabilización de la columna, artroplastia y discectomía.