Información sobre el Transito del Bebé en la Clínica


Bebé en la Clínica

¿Dónde se atiende mi bebé?

 

Cuando el bebé nace, si es un parto vaginal normal, el obstetra lo coloca sobre el vientre materno mientras corta el cordón umbilical.  Después, el neonatólogo y la enfermera lo reciben; si la madre está alerta y el bebé se encuentra bien se le presenta a la cara de la madre por un corto tiempo.  Luego se lleva a una sala aledaña, en donde le hacen los cuidados como secarlo, calentarlo y succionar algunas flemas que quedan en la boca.  Se verifica la permeabilidad del esófago y del ano, se examina cuidadosamente, se pesa, se mide y se le toma el perímetro cefálico.

 

Al terminar el examen se le coloca la manilla al bebé y a la madre para su respectivo control y seguridad, se toman las huellas dactilares de los pies, se vacuna, se coloca vitamina K y si todo está en los parámetros de normalidad, se viste y se le muestra a la madre nuevamente y a los familiares que se encuentren acompañándola.

 

En caso de cesárea, el bebé se podrá llevar a recuperación para iniciar la lactancia si el estado de la madre lo permite.  Una vez que la madre se pasa a la habitación, se lleva al recién nacido en una incubadora de transporte hasta donde ella se encuentra.

 

Si el bebé requiere pasar a la Unidad de Recién Nacidos se coloca en una incubadora de transporte.  Se lleva a la Unidad cuando presenta una transición demorada es decir, necesita oxígeno o tiene un poco de dificultad para respirar y se deja en la sala de observación dentro de una incubadora.  Este bebé estará en constante vigilancia por el neonatólogo y la enfermera hasta que se determine si puede estar con la madre o requiere hospitalización en la Unidad.

 

En la habitación se colocará al recién nacido en una cuna al lado de la madre.  Se recomienda que el bebé se ponga al seno y permanezca cerca de la madre el mayor tiempo posible durante los primero dos días de vida.  El neonatólogo lo revisará antes de la salida de la madre.

 

¿Qué debo traer a la Clínica para mi Bebé?

 

Cuando el bebé va a nacer, en la Clínica se le pedirá dos mudas para sala de parto que incluya, dos pañales de recién nacido, dos prendas enterizas que cubran pecho y cadera y abra para quitar el pañal (body), uno de manga larga y otro de manga corta, un gorro, unas medias, una prenda de manga larga caliente (saco y pantalón) y 2 cobijas para bebé, una pequeña y una grande.

 

Todo debe venir dentro de una bolsa de plástico marcado encima con su nombre y número de cédula.  Para la habitación se puede usar la ropa que tenga para la casa.  Use prendas cómodas que permitan cambiar el pañal con facilidad.  Usted o su familiar se lleva la ropa sucia y trae de su casa la limpia.  Se calcula el uso de 6-8 pañales diarios.

 

¿Quién da salida a mi Recién Nacido?

 

El neonatólogo de la Clínica es quien debe dar salida a su bebé.  Normalmente esto ocurre junto con la salida obstétrica de la madre pero en ocasiones se puede demorar un poco más, pues puede estar pendiente de un examen o una evolución.

 

En caso de que el recién nacido no pueda salir el mismo día de la madre, tendrá que ser hospitalizado en la Unidad.

 

Recién nacidos no hospitalizados cuando la madre tiene que hospitalizarse

Cuando la madre tiene que hospitalizarse, el recién nacido no puede permanecer las 24 horas con la madre ya que no está hospitalizado.  Puede venir como visita durante las horas de lactancia, pero el manejo es total responsabilidad de la madre o de sus familiares.

 

Recién nacido que no requiere hospitalización cuando la madre tiene que pasar a cuidado intensivo

Cuando la madre tiene que pasar a Cuidados Intensivos, el recién nacido no puede permanecer en la habitación de la Clínica ya que ésta se ha cancelado.  El recién nacido, por lo tanto, es responsabilidad del padre o de los familiares y debe manejarse en la casa hasta que la mamá salga de Cuidados Intensivos.

Cuidados del Bebé

Los recién nacidos sanos a término normales, con buen peso, nacen con una adecuada reserva de nutrientes (glucógeno) para los primeros dos a tres días de vida y también con un exceso de agua en el cuerpo que deben perder en los primeros días de vida.

 

Para esos primeros días, la naturaleza ha diseñado una producción escasa de leche pero de alto valor de protección llamado calostro.  Los bebés no necesitan más comida que esa pequeña cantidad.  Si se les da leche artificial, por el miedo de las madres a que no se alimente adecuadamente, se producen dos problemas:

 

La leche artificial sacia al recién nacido, lo cual hace que no succione al seno por algún tiempo, disminuyendo la cantidad de calostro que se produce y no estimulando la producción de leche materna que va a necesitar después.

 

Se aumenta el riesgo de alergias ya que se expone al recién nacido a alimentos extraños en una etapa de gran inmadurez.  Sería muy largo dar todas las razones por las cuales la leche materna es el mejor alimento para el bebé, pero podríamos decir que:

 

• Previene infecciones, alergias.

• Disminuye el riesgo de obesidad adulta.

• Está a una temperatura perfecta.

• Tranquiliza al bebé.

• Disminuye el riesgo de cólicos.

• Fortalece el vínculo madre-hijo.

 

Para garantizar una adecuada producción de leche materna, tan pronto sea posible, la madre debe poner a su bebé al seno y alimentarlo cada vez que lo pida.  Entre más succione o más se extraiga la madre la leche, ésta más rápido bajará.  Al principio puede ser cada 1 ó 2 horas por espacio de 10 a 20 minutos, en cada lado como mínimo.  Posteriormente, el bebé irá regulando sus horarios.

 

Es frecuente que los bebés coman día y noche por lo menos los primeros dos meses.  La Academia Americana de Pediatría recomienda un mínimo de 9 veces al seno las primeras 24 horas.  Hay madres que creen que no pueden lactar por pezones invertidos, falta de producción u otras razones diferentes a las ordenadas por el médico, pero todo se puede arreglar, sólo es cuestión de técnica.  En caso de dificultad hay equipos muy eficientes para sacarse la leche si el bebé se encuentra hospitalizado o la madre tiene los senos inflamados.  Por favor consúltenos para que le podamos ayudar.  Algunos bebés tienen “regurgitación”, es decir, cuando el bebé devuelve la leche del estómago.  Esto sucede especialmente cuando le sacan los gases.  Mientras sea en poca cantidad, no se preocupe, es normal.