Líneas Contact Center
  (605) 385 5500
  +57 321 859 2178

Cuidado de la Madre en el Postoperatorio

Información sobre el Transito del Bebé en la Clínica.

Cuando traes al mundo a tu bebé, ocurre una explosión de sentimientos, tu instinto de madre crece exponencialmente, por fin ha llegado la hora de cargar a tu bebé en brazos. Al mismo tiempo, después del nacimiento y de esos nueve meses, es el momento para que tu cuerpo se recupere.  En este periodo se invierten los cambios anatómicos y funcionales que ocurrieron durante el embarazo.

Tu vida da un giro tanto en el aspecto psicológico como en el físico.  Aparecen cambios en tu cuerpo y puede que la forma de relacionarte con tus amigos, familiares e incluso con tu pareja, experimente algún síntoma.

Durante las primeras horas sentirás cólicos que disminuirán de intensidad conforme pasen los días (también llamados “entuertos”) y que harán que el útero vaya tomando las dimensiones que tenía antes del embarazo.  El sangrado en un inicio, es rojo intenso y cambiará a un color “asalmonado” (agua-sangre), posteriormente será blanco-amarillo y muy líquido y finalmente, desaparecerá alrededor del mes.

Es necesario que te bañes diariamente, reposa por lo menos dos horas durante el día y restringe tus actividades hogareñas por lo menos durante tres semanas.  Puedes subir escaleras, pero las caminatas, los quehaceres domésticos abrumadores y otro tipo de actividades debes suspenderlas por tres a cuatro semanas.  Está bien que realices ejercicios para reforzar los músculos de tu espalda, periné y abdomen que restablezcan en parte su longitud y tono originales.

Debes comenzar con un solo ejercicio, realizándolo 5 veces al día.  En los días siguientes, puedes agregar a tu rutina en forma secuencial otros ejercicios.

Comunícate de inmediato con tu médico si llegas a presentar:

• Fiebre de 38°C o más.
• Sangrado vaginal mayor al que normalmente estaba presentando o expulsión de coágulos.
• Si hay enrojecimiento o endurecimiento de la herida de la cesárea o mucho dolor en el sitio de la episiotomía.
• Si hay enrojecimiento y endurecimiento de uno de sus pechos, acompañando de malestar y fiebre mayor al normal del tercer o cuarto día.
• Dolor de cintura intenso.
• Dolor intenso en las pantorrillas.
• Ardor para orinar.
• Secreción vaginal de mal olor.
• Apertura de los puntos de la región genital o de la cesárea.

Si tu bebé nació por parto y se efectuó episiotomía, es decir, un corte en la vagina para facilitar la salida del bebé, debes aplicar una bolsa de hielo envuelta en un paño sobre la herida, tres veces al día, de 10 a 20 minutos, cada vez.  Y si nació por cesárea, te recomendamos que coloques la bolsa de hielo sobre la herida para disminuir la inflamación y el dolor, la misma cantidad de veces; un analgésico será de gran utilidad de acuerdo a la orden médica.

Para que tengas una pronta recuperación y evites complicaciones, ten en cuenta la siguiente recomendación:

Si no tuviste ninguna complicación, te aconsejamos que inicies la deambulación (caminar) 6 horas después del parto, esto previene la aparición de problemas de la circulación (trombosis), también previene el estreñimiento.

Cuidamos tu Bebé.

• Realice la limpieza de la zona con agua o Isodine según prescripción médica.
• Cuide que la herida permanezca seca para evitar infección.
• Observe la herida en busca de signos de alarma, calor en el área, coloración roja o salida de secreción de mal olor.

Ingerir abundantes líquidos, le ayudará a aumentar la producción de orina que limpia la vejiga y a mejorar la producción de la leche.

Consuma alimentos de forma balanceada, en cantidad moderada y tenga en cuenta incluir diariamente proteínas (carnes y derivados lácteos), carbohidratos, frutas y verduras.  No debe hacer dieta, sin embargo se observa una pérdida de peso gradual en la madre durante la lactancia por la producción de leche (un gasto de alrededor 600 calorías).

Tenemos la Información de Lactancia Materna a todos los recién nacidos.

• Realice la limpieza de la zona genital con agua, preferiblemente 3 a 4 veces al día.  La forma correcta de hacerlo es de adelante hacia atrás, con el fin de evitar la infección y contaminación con materia fecal.

• Mantenga la toalla higiénica limpia, cámbiela cada 3 horas o cada vez que sea necesario.  Vigile el color y olor de la secreción, si percibe mal olor o si hay cambio de color consulte a su médico.

• Mantenga seca la región genital para evitar infecciones.

• Evite el uso de hierbas como caléndula, “emplastos” o cualquier otra sustancia que pueda ocasionar infección en el área.

• Los puntos del área genital se caen solos.  No es necesario retirarlos.

• Al acostarse, hacerlo de costado, esto le ayudará a aliviar las molestias en el área rectal.

• Al sentarse realice tensión en los glúteos con el fin de disminuir las molestias durante el movimiento.

• Al segundo día del parto puede realizar el siguiente ejercicio: Imagine que tiene un vaso de agua debajo de la región genital, trate de simular absorber el agua con la vagina y luego hacer como si la expulsara con fuerza, esto le dará fortaleza a los músculos de la región y hará que recobren su funcionalidad. Este ejercicio se puede realizar la cantidad de veces al día que usted desee.  Entre más repeticiones haga, más rápido se rehabilitarán los músculos del periné.

Preguntas Frecuentes.

Aunque es un poco variable, se pueden reiniciar las relaciones sexuales a los 30 días del nacimiento, una vez los puntos de la región genital no duelan o en caso de cesáreas, cuando la herida quirúrgica se encuentre bien cicatrizada.

Una vez inicie las relaciones, debe procurar también iniciar algún método de planificación.  Si aún está lactando su bebé, son recomendables los métodos de barrera (condón).  Sólo inicie otros métodos como pastillas anticonceptivas con previa autorización y prescripción médica.